FBBVA-biocon-2010-SOSTENIBILIDAD-PERUANA-02

Centro para la Sostenibilidad Ambiental Universidad Peruana Cayetano Heredia

PREMIO FUNDACIÓN BBVA A LA CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

Actuaciones en Conservación de la Biodiversidad en Latinoamérica Biophilia

VI edición

Se le ha concedido el galardón por su actuación ‘Semana de la Anchoveta: desarrollando las condiciones para aumentar la contribución al bienestar social y la sostenibilidad de la pesquería más grande del mundo’.

MÁS SOBRE

CSA-UPCH

CONTRIBUCIÓN

Video

VI Edición Premios a la Conservación de la Biodiversidad

La anchoveta (Engraulis ringens) es la especie pelágica más abundante en el mar peruano, y una fuente de alimentación esencial para otros peces, aves y mamíferos marinos en el ecosistema. Cada año se capturan entre seis y diez millones de toneladas de anchoveta, de las que el 98% se convierten en harina y aceite de pescado para alimentación animal. Se trata de una extracción masiva que está poniendo en peligro la biodiversidad del mar peruano. Los investigadores del proyecto galardonado optaron por promover el consumo humano de la anchoveta, lo que aumenta el valor agregado del recurso y desincentiva su uso para alimentación animal lo que permite, por tanto, reducir las capturas sin que se resienta la economía del sector.

Desde que se inició el proyecto el consumo humano de la anchoveta se ha quintuplicado, pasando de las 30.000 toneladas métricas de 2005 a más de 150.000 toneladas métricas en 2011. La población dispone ahora de muchos productos de anchoveta a precios muy económicos. Hoy en día, más de la mitad de las conservas de pescado producidas en Perú son de anchoveta.

La Semana de la Anchoveta, además, está sirviendo de inspiración para otros países. El objetivo, a medio y largo plazo, es promover una acuicultura más eficiente, en la que la alimentación de los peces en las granjas se base en piezas de pescado no utilizables para consumo humano. “La población del planeta cada vez come más pescado, pero si se alimenta a las especies cultivadas con peces pequeños que también podemos comer directamente de los humanos, el sistema no será eficiente. Este proyecto demuestra que sí se puede lograr el cambio”, explica Patricia Majluf, directora del CSA.