NOTICIA

Los Premios a la Conservación de la Biodiversidad urgen a proteger la salud del planeta con políticas basadas en el consenso científico

Los ganadores en esta XII edición han sido la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), en la categoría de Actuaciones en España; el Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en Actuaciones en Latinoamérica; y la corresponsal ambiental de la Agencia Efe Caty Arévalo, en Difusión del Conocimiento y Sensibilización.

29 noviembre, 2017

Descargable

Catálogo de los Premios

Galería de imágenes

Vídeo

Conoce a los galardonados

La acuciante pérdida de biodiversidad documentada por los científicos, junto a muchas otras  evidencias como las altas temperaturas o la prolongada sequía, corroboran la sensación de que estamos en una “cuenta atrás” en lo relativo a la salud del planeta, ha alertado el presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, durante la ceremonia de entrega de la XII edición de los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad. Durante el acto, celebrado esta tarde en la sede madrileña de la Fundación BBVA, se ha insistido en la necesidad de políticas basadas en el consenso científico y en un compromiso auténtico y a largo plazo con la protección de la naturaleza.

“Preservar la naturaleza no es un lujo, es una necesidad”, ha dicho Francisco González. Hoy en día las actuaciones de conservación “no se justifican únicamente por un deber moral, ético o estético: necesitamos a la naturaleza para nuestra propia supervivencia. Pero tampoco debemos limitarnos a actuar en momentos de alarma. Conservar la biodiversidad no puede ser una actuación de emergencia, ha de ser, necesariamente, una constante en las políticas públicas y en las actuaciones de las entidades privadas y de cada individuo”.

“Todos somos responsables y todos debemos ser parte de la solución”, ha añadido el presidente de la Fundación BBVA. “Necesitamos planificar y sostener en el tiempo nuestra estrategia para afrontar un reto de esta envergadura, y dejarnos guiar por la comunidad científica, que aporta el conocimiento necesario para identificar dónde y cómo actuar”.

La ceremonia de los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad se ha convertido en el punto de encuentro anual para la comunidad ambiental española. A ella asisten numerosos representantes de organizaciones no gubernamentales comprometidas con la conservación de la naturaleza, además de científicos y expertos implicados en la gestión ambiental.

La protección de la naturaleza es una prioridad constante para la Fundación BBVA, que promueve tanto el conocimiento en ecología y biología de la conservación como las acciones conservacionistas fundamentadas en la evidencia científica, y también la indispensable concienciación de la sociedad en este campo. Los Premios Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad, creados en 2004, se estructuran en dos categorías para actuaciones en sendas áreas geográficas de muy alta biodiversidad: España y Latinoamérica; y una tercera categoría que premia la labor de difusión y sensibilización en este terreno tan fundamental para el futuro del planeta. El jurado de los premios, dotados con 580.000 euros, está integrado por expertos científicos, comunicadores y representantes de ONGs, que aportan así vivencias y perspectivas complementarias sobre la conservación de la naturaleza.

“Un momento histórico”

El acta del jurado en esta XII edición de los galardones afirma que estamos en  un “momento histórico”, porque mientras que la ciencia ha demostrado que proteger la naturaleza es más urgente que nunca, la sociedad está siendo “sometida a mensajes desprovistos de veracidad y contrarios a la evidencia científica, en cuestiones medioambientales complejas”. De ahí el énfasis del jurado en resaltar que las dos actuaciones ganadoras deben sus éxitos en gran parte a estar basadas en un sólido conocimiento científico.

A la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) se le reconoce su labor de conservación y puesta en valor de una región ecológicamente única en Europa, pero sometida a fuertes presiones humanas: los ecosistemas semiáridos del Sureste de la Península Ibérica, y en especial el Mar Menor.

El Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por su parte, ha contribuido a crear en México 20 reservas que cubren millones de hectáreas, y a poner en marcha planes de protección de una treintena de  especies en peligro de extinción, entre ellas el jaguar.

De la ganadora en la categoría de Difusión y Sensibilización, la corresponsal ambiental de la Agencia Efe Caty Arévalo, el jurado destaca “la calidad y el rigor” de su labor informativa, fruto de una exigente formación personal y que llega a millones de personas en todo el mundo, dando así amplia difusión a las fuentes más rigurosas en las ciencias del medio ambiente.

ANSE: “Cambiar una historia de conquista por otra de convivencia”

Pedro García Moreno, director de ANSE, ha recordado tras recibir su galardón que “el Sureste Ibérico constituye un área geográfica singular a escala europea, con una climatología de lluvias escasas y predominio de paisajes semiáridos, pero con una enorme riqueza de hábitat naturales, con muchas especies –también la humana– a mitad de camino entre Europa y África”.

“A pesar del maltrato que seguimos provocando a nuestra tierra, y del incumplimiento de muchas normas de protección, los avances en materia de conservación de los últimos años, y el incremento de la sensibilidad de la población y de sus representantes, nos animan a multiplicar nuestro entusiasmo por cambiar una historia de conquista por otra de convivencia y restauración. La naturaleza de nuestro Planeta se enfrenta a grandes retos, algunos a escala global, pero todos ellos requerirán del trabajo de las comunidades locales, especialmente en aquellas regiones biogeográficas con recursos naturales más limitados y sobreexplotados, como la nuestra”, ha señalado García Moreno.

Fundada en 1973, ANSE es la cuarta asociación ecologista más antigua de España. Nació como iniciativa de un grupo de aficionados a las aves inicialmente reducido, que no tardó en crecer. Hoy tiene unos 550 socios y colabora con decenas de voluntarios y con otras organizaciones. Lleva a cabo, entre otras acciones, campañas de protección de áreas naturales y especies amenazadas, control de contaminantes en fauna y flora, alerta de infracciones a las leyes de protección ambiental y estudio de ecosistemas, como el litoral, la huerta y los ríos. Una de sus acciones de restauración con flora autóctona ha contribuido a preservar los últimos arenales del Mar Menor, donde también se ha evitado la urbanización de espacios hoy protegidos. Otras campañas, mantenidas durante años, han redundado en la declaración de las reservas marinas de Cabo de Palos, hace más de dos décadas, y Cabo Tiñoso, en 2016.

Laboratorio de Ecología y Conservación de México: “Detener el deterioro ambiental es el mayor reto de la humanidad”

Para Gerardo Ceballos, director del Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “existen innumerables razones éticas, morales y económicas para evitar la extinción de especies, pero la más importante es que la supervivencia de la humanidad depende de la conservación de la naturaleza. Las especies silvestres son esenciales para mantener los servicios ambientales, como la combinación de gases de la atmósfera y la calidad agua potable (…). Con la desaparición de especies estamos erosionando la capacidad de mantener la vida”.

“Nuestro futuro dependerá de las estrategias con que abordemos el reto de la conservación de la diversidad biológica y el desarrollo económico y social. Lograr detener y revertir el deterioro ambiental es el mayor reto de la humanidad”, ha afirmado Ceballos en su discurso durante la entrega de premios.

Desde su creación en 1995, el Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre de la UNAM ha promovido políticas públicas de conservación basadas siempre en la mejor ciencia disponible. Los resultados de estas más de dos décadas de actuaciones se reflejan en la creación de 20 reservas que cubren millones de hectáreas, planes de gestión y protección de 30 especies en peligro de extinción como el jaguar, el bisonte, el perro de las praderas o el hurón de patas negras, iniciativas de colaboración con las poblaciones rurales, o el impulso de políticas públicas como la Norma Mexicana de Especies en Peligro y el Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Arévalo: “Quiero explicar la urgencia de transformar el modelo de desarrollo”

“Mi meta siempre ha sido contar mis historias como los mejores en mi especialización a nivel internacional”, ha declarado Caty Arévalo tras recibir su galardón. “Allí donde han ocurrido las grandes historias ambientales en los últimos años he procurado estar, para que los 500 millones de lectores potenciales de la Agencia EFE conocieran, al mismo tiempo que los anglosajones, asuntos como el ‘fracking’ o los desplazamientos de personas debido al cambio climático”.

“Sigo creyendo que el cambio climático y la pérdida de biodiversidad son los mayores retos que afronta la humanidad. Y seguiré estando ahí para explicar la urgencia de transformar la economía y el modelo de desarrollo para devolver al planeta el equilibrio perdido”, ha asegurado en su discurso la corresponsal ambiental de la agencia EFE.

Arévalo inició su carrera a finales de los 90 cubriendo la actualidad medioambiental para Onda Cero, la Cope y El Mundo. En 2002 se convirtió en la primera periodista especializada en biodiversidad y cambio climático de EFE. Desde entonces ha cubierto todas las principales reuniones internacionales en el terreno medioambiental, como las cumbres del cambio climático y conservación de la biodiversidad de la ONU. Sus reportajes han abordado graves problemas medioambientales, como las primeras poblaciones desplazadas por el cambio climático en Alaska, las comunidades indígenas afectadas por vertidos de petróleo en la Amazonía o la contaminación marina. Además, a lo largo de toda su trayectoria, ha mantenido un contacto directo con los mejores expertos de la comunidad científica internacional al realizar estancias en universidades como Oxford, Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), lo que le ha permitido conocer de primera mano algunas de las investigaciones más punteras en el terreno medioambiental.

Jurado

El jurado de esta XII edición ha estado presidido por Rafael Pardo, director de la Fundación BBVA, y ha contado como vocales con Alberto Aguirre de Cárcer, director del diario ‘La Verdad’ de Murcia; Araceli Acosta, coordinadora jefe de Medio Ambiente de ‘ABC Natural’; Carlos Montes, catedrático de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid; Eulalia Moreno, profesora de investigación en la Estación Experimental de Zonas Áridas, CSIC; Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España; Daniel Oro, profesor de investigación del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, CSIC-Universitat de les Illes Balears; Begoña Peco, catedrática de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid; Xavier Querol, profesor de investigación del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua, CSIC; y Rafael Zardoya, profesor de investigación del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC.

DESCARGAS

NOTA DE PRENSA