FBBVA-biocon-2004-GALAPAGOS

Conservación y Restauración Ecológica del Archipiélago Galápagos

Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad

Actuaciones en Conservación de la Biodiversidad en Latinoamérica

I edición

El premio se otorga por sus medidas efectivas para la gestión de especies y restauración de hábitats y ecosistemas.

MÁS SOBRE

CONTRIBUCIÓN

Fundada en 1959 bajo los auspicios de la UNESCO y la Unión para la Conservación Mundial, la Fundación Charles Darwin (FCD) es una organización no gubernamental con base en las Islas Galápagos, desde donde gestiona la Estación Científica Charles Darwin. El objetivo de la institución es colaborar en la Conservación de la Biodiversidad de Galápagos mediante la investigación científica y el desarrollo de actividades complementarias, tales como formación especializada, difusión y prestación de servicios de asesoramiento técnico en conservación. Los resultados de sus Programas científicos han tenido una gran influencia en las gestiones de las autoridades ejecutivas, legislativas y judiciales del Gobierno ecuatoriano para el Parque Nacional y Reserva Marina de Galápagos. La FCD impulsó la puesta en marcha de la Ley Especial para Galápagos en 1998, establecida para promover el desarrollo local sostenible y conservar la biodiversidad de Galápagos, incorporando medidas como el control del turismo, la reducción del riesgo de introducción de especies foráneas en las islas, y el refuerzo de la planificación y control medioambiental en el 3% de tierra habitada. La Fundación Charles Darwin asesora y realiza el seguimiento del plan de conservación de la biodiversidad en las Islas Galápagos por encargo del Gobierno de Ecuador. Dotada con una plantilla con gran capacidad científica y compuesta por 70 personas que incluyen a 9 Doctores, 17 postgraduados, 27 estudiantes de licenciatura, y 2 diplomados técnicos, sus líneas de investigación han girado en torno a la producción de conocimiento en detección de cambios en la biodiversidad y en la identificación de sus causas (naturales y antropogénicas), en la prevención y predicción de los cambios, y en la mitigación de su impacto, así como en la restauración de la biodiversidad de Galápagos. Las Islas Galápagos son reconocidas como reservas únicas de diversidad biológica, terrestre y marina, como un laboratorio natural para la evolución y el estudio de la selección de especies y representan un ejemplo claro de aplicación del desarrollo de la Teoría de la Selección Natural de Darwin. Pese a que la biodiversidad de las Galápagos es única, no lo son las amenazas a su sistema natural y su región ecológica. La competición, depredación y contagio de enfermedades por parte de especies foráneas invasoras y la alteración del hábitat han sido las causas principales de la extinción y declive poblacional pasados, y continúan amenazando el futuro de la región, al estar aumentando los niveles de actividad humana. El proyecto galardonado ha consistido en la ejecución de una serie de programas de restauración ecológica terrestre de probado éxito. Dos líneas de trabajo han obtenido resultados especialmente relevantes: la restauración de ecosistemas mediante el control y erradicación de especies invasoras y la recuperación poblacional de especies clave. La primera produjo avances significativos en la erradicación de la paloma bravía, la enredadera kudzu, dos especies de zarza, cerdos, burros, hormiga colorada y gato común; en el control de la cochinilla acanalada mediante la introducción de la mariquita australiana; y en la mitigación del impacto producido por las cabras en la vegetación. La segunda guarda relación con la recuperación de la Tortuga Gigante de Española y de la Tortuga Gigante de Pinzón mediante métodos de reproducción en cautividad y reintroducción, y con la investigación sobre la potencial recuperación del cactus Opuntia.