FBBVA-biocon-2007-SIERRA-GORDA

Co-manejo en la implementación del programa de manejo de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda

Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad

Actuaciones en Conservación de la Biodiversidad en Latinoamérica Biophilia

III edición

El premio se otorga al Grupo Ecológico Sierra Gorda, IAP por haber demostrado que la conservación de la biodiversidad genera riqueza y bienestar en la población.

CONTRIBUCIÓN

El Grupo Ecológico Sierra Gorda, IAP (Institución de Asistencia Privada), GESGIAP, nació en 1987 de un grupo ciudadano con fuerte arraigo y aceptación social, preocupado por la pobreza, degradación ambiental y un modelo de desarrollo autodestructivo. Desde su inicio, tiene muy claro que solo podrán conservar la rica biodiversidad del área si cuentan con la colaboración de la sociedad. Con este objetivo, una acción prioritaria ha sido implantar una cultura nueva de aprecio y respeto por la Tierra y un modelo de desarrollo regional sostenible.

GESGIAP encabezó en nombre de la sociedad el proceso que, mediante decreto federal, convirtió a la región en Reserva de la Biosfera en 1997, única Reserva de México creada por iniciativa social. En reconocimiento del papel de la sociedad civil, el Presidente de México designó a Martha Isabel Ruiz Corzo, cofundadora del Grupo Ecológico, como la primera directora de la nueva Reserva. GESGIAP se encargó de elaborar, con el consenso de todos los sectores de la población, el Programa de Manejo de la Reserva, documento que desde su publicación en 1999, orienta las actividades productivas de la población y el desarrollo social regional hacia la sostenibilidad. El Programa ha cumplido con sus acciones, expectativas y compromisos con la población y se encuentra actualmente en revisión.

La Reserva de la Biosfera Sierra Gorda (RBSG) es el espacio protegido de mayor diversidad ecológica de México. Como consecuencia de su localización entre dos regiones biogeográficas distintas, Sierra Gorda alberga 15 tipos y subtipos de vegetación diferentes y más de 2.300 especies de plantas, 127 de hongos y 623 de vertebrados. La RBSG ocupa el primer lugar a nivel nacional por su riqueza en mamíferos con 131 especies, segundo en mariposas y herpetofauna con 650 y 136 especies respectivamente, además de alrededor del 30% de las aves de México con sus 329 especies.

Sierra Gorda es una Reserva eminentemente social. Sus recursos naturales se encuentran en manos de propietarios/as en condiciones de pobreza extrema, por lo que se enfrenta a serios retos al contar con 93.000 habitantes de 605 comunidades que reclaman desarrollo, empleo y oportunidades. La solución requiere la unión de sociedad e instituciones y el uso de mecanismos novedosos que permitan reducir la pobreza, frenar la degradación de los ecosistemas y la conservación de la biodiversidad.

El modelo de co-manejo de un Área Natural Protegida que puso en marcha el GESGIAP en 1999, con responsabilidades compartidas entre el Gobierno de México y la sociedad civil para la gestión de la Reserva de Sierra Gorda, no solo ha tenido impactos cuantificables en la recuperación de ecosistemas y especies, sino que consiguió en 2006 un incremento de más de 750.000 dólares americanos en los ingresos anuales por actividades respetuosas con la biodiversidad, que beneficiaron a 107 comunidades locales. Además, la inversión pública anual destinada al desarrollo sostenible y la conservación ha aumentado en un 767% desde el año 2000. El proyecto ha logrado también el saneamiento de más de 100 comunidades mediante la recolección de materiales para reciclaje.

El primer Programa de Manejo (1999-2006) fue implementado por la Dirección de la Reserva, el GESGIAP y sus socios a través de su ‘estrategia social de la conservación’, con la ejecución de numerosas acciones por los propios residentes de la Reserva. Este modelo está teniendo gran éxito, ya que se han establecido fuertes redes comunitarias de colaboradores/as voluntarios/as y se logró involucrar a más de setenta socios/as que aportaron recursos financieros y en especie para impulsar las actividades del Programa.

Entre otros resultados notables, se incluyen logros en las condiciones benéficas para la biodiversidad (la cubierta vegetal es ahora muy superior a la que se tenía en 1970 y algunas especies amenazadas se han recuperado notoriamente), así como la reducción en las amenazas a la biodiversidad y mejoras en indicadores de desarrollo sostenible.

Para asegurar la sostenibilidad de las acciones futuras, se ha iniciado la transferencia e institucionalización de programas clave como educación y saneamiento y se han desarrollado fuentes propias de financiación, como el Centro Tierra Sierra Gorda, que ofrece diplomados, cursos y talleres a personas de estados vecinos, de otras ONG y áreas protegidas de México y de otros países de América Latina para compartir y replicar su experiencia.